Ventajas y desventajas del nacimiento vaginal y de la cesárea programada

De hecho, cada uno de los dos métodos tiene sus ventajas y desventajas. Los investigadores del proyecto QUALI-DEC analizaron los estudios publicados en el mundo que comparaban los resultados de la salud materna y neonatal según el modo de nacimiento.

Existe cierta carencia de información disponible sobre los riesgos asociados a cada modo de nacimiento. Por eso QUALI-DEC pone a su disposición los resultados de estos estudios, incluyendo un folleto para descargarlo y ayudarte a tomar la decisión correcta.

El nacimiento vaginal

En el nacimiento vaginal, el bebé sale al exterior por la vagina desde el útero, mediante las contracciones uterinas y ayudado por los pujos maternos. Este modo de nacimientos fisiológico, puede ser una experiencia segura y positiva para la mayoría de las mujeres.

Las contracciones uterinas, frecuentemente dolorosas, pueden controlarse mediante masajes, acupresión, acupuntura, baños (o duchas) en agua caliente, hipnosis, medicación (opiáceos), control de la respiración o anestesia de la parte inferior del cuerpo (epidural).

En el momento del parto, siempre existe la posibilidad de utilizar un instrumento (fórceps o ventosa) para ayudar al bebé a salir o bien recurrir a una cesárea, si las circunstancias así lo requirieran. Pero la mayoría de las mujeres que entran en trabajo de parto tendrán un parto vaginal sin intervención médica alguna.

La hospitalización dura entre 24 y 48 horas después de un nacimiento vaginal.

Cesárea

La cesárea es un procedimiento quirúrgico en el que el bebé nace a través de un corte en el abdomen y el útero. Una cesárea es un procedimiento quirúrgico abdominal. Requiere anestesia en la parte inferior del cuerpo, o anestesia general en algunos casos. Por lo tanto, se realiza en la sala de operaciones. La duración de la hospitalización posterior a la cesárea es de 3 a 4 días.

Normalmente, la cesárea se realiza por razones médicas, como problemas de salud de la madre o del bebé, que se pueden presentar antes o durante el parto.

Cesárea programada

El médico puede programar una cesárea, generalmente alrededor de la semana 39 del embarazo. Se requiere que la mujer sea admitida en el hospital el día antes de la operación.

En ciertos casos muy específicos, puede ser necesaria una cesárea. Estas son algunas de las razones médicas :

  • embarazo múltiple
  • bebé mal posicionado en el abdomen, parto de nalgas
  • nacimiento prematuro
  • enfermedad de la madre durante el embarazo
  • nacimientos anteriores por cesárea

A veces se realizan cesáreas por razones de conveniencia: planificar el nacimiento en el momento deseado, el miedo al dolor, el control y el ahorro sobre la situación y el ahorro de tiempo, un bebé más lindo después del nacimiento. Existen muchos motivos para esta programación del modo de nacimiento.

Sin embargo, como en todos los procedimientos quirúrgicos, hay riesgos tanto para la madre como para el bebé.

Nacimiento vaginal o cesárea programada: ventajas y desventajas

Muchos médicos y científicos destacan la escasa información sobre las ventajas y desventajas del nacimiento vaginal. Otros, por el contrario, creen que una cesárea es más arriesgada tanto para la madre como para el bebé.

¿Cómo saber cuál es el modo de nacimiento más adecuado para cada mujer y su bebé? El estudio QUALI-DEC ofrece información y guía mediante el folleto que se encuentra al final de la página.

LAS VENTAJAS DEL NACIMIENTO VAGINAL

  • Si usted y su bebé gozan de buena salud y reciben el apoyo adecuado de personal de salud, el nacimiento vaginal evita intervenciones médicas innecesarias y los riesgos asociados a la cirugía y/o la anestesia.

  • El nacimiento vaginal también evita en los futuros embarazos complicaciones relacionadas con la cicatriz de la cesárea, en caso de un próximo embarazo.

  • Normalmente, las mujeres que tienen un nacimiento vaginal necesitan una estancia hospitalaria más corta y se recuperan más rápidamente que las que tienen una cesárea.

  • Con un nacimiento vaginal, tendrás un contacto inmediato y sostenido con su bebé, lo que aumenta tus posibilidades de comenzar y amamantar con éxito.

LAS DESVENTAJAS DEL NACIMIENTO VAGINAL

  • Un parto con fórceps o con ventosa es posible si el bebé tiene dificultades para salir.
  • Una complicación del nacimiento vaginal para el bebé es el riesgo de lesión de los nervios del hombro, brazo y mano.
  • Después del nacimiento, hay un riesgo de dolor perineal materno.
  • También existe un mayor riesgo de sufrir incontinencia urinaria en los siguientes dos años. La rehabilitación del perineo es necesaria para evitar las fugas. Cada parto vaginal aumenta un poco más el riesgo de incontinencia urinaria, pero suele desaparecer en los dos años siguientes al parto.

LOS BENEFICIOS DE LA CESÁREA PROGRAMADA

  • Si se realiza antes del comienzo del trabajo de parto, una cesárea evita el dolor del parto y un trabajo de parto excesivamente largo.
  • Reduce el riesgo de una cesárea de emergencia durante el parto o un parto vaginal asistido por fórceps o ventosa.
  • Con una cesárea, tendrás menos dolor en el perineo después del nacimiento del bebé y durante los tres primeros meses después del nacimiento que si tuvierás un nacimiento vaginal.
  • Con una cesárea, probablemente reducirás el riesgo de pérdida de orina accidental o involuntaria (incontinencia urinaria) en los siguientes dos años, pero no hay diferencia después en comparación con un nacimiento vaginal. 

LAS DESVENTAJAS DEL PARTO POR CESÁREA PROGRAMADO

  •  La duración de la hospitalización es mayor después de una cesárea que después de un nacimiento vaginal.

  • Después de una cesárea, puede existir mayor dolor abdominal en los tres primeros meses después del nacimiento y existe el riesgo de que el dolor de la herida persista durante 12 meses o más.

  • Después de una cesárea, es posible que necesites ayuda adicional en casa para cuidarte a ti y a tu bebé.

  • La cesárea aumenta el riesgo de hemorragia posparto, lo que puede llevar a una operación para extraer el útero (histerectomía).

  •  La cesárea aumenta el riesgo de complicaciones en futuros embarazos (rotura uterina, desprendimiento de placenta, placenta previa o acreta, embarazo ectópico).

  •  Un bebé que nace por cesárea tiene mayor riesgo de dificultad respiratoria, especialmente si el parto se produce antes de las 39 semanas de gestación.

  • Después de una cesárea, las posibilidades de una lactancia exitosa se reducen.

  • Las complicaciones que se desarrollan en la edad adulta se producen con mayor frecuencia en los bebés nacidos por cesárea que por otras condiciones médicas como bajo peso al nacer, obesidad, diabetes y alergias.