Burkina Faso

En 2018, Burkina Faso registró una tasa de cesáreas del 3%, lo que representa un aumento de seis veces respecto de la tasa del 0,5% registrada en 2000. Este crecimiento podría explicarse por una política de descentralización de la atención y la exención del pago de la cesárea por parte de los usuarios. Al capacitar a los médicos generales para realizar operaciones comunes, incluidas las cesáreas, y al mismo tiempo reducir el obstáculo financiero, Burkina Faso ha facilitado a las mujeres embarazadas la realización de una cesárea. El éxito de esta política se refleja también en la reducción de la tasa de mortalidad por cesárea del 2% en 2001 al 0,15% en 2014. Sin embargo, este considerable progreso ha ido acompañado de algunos abusos y del uso inapropiado de la cesárea. Entre 2016 y 2018, varios estudios han demostrado que casi una cuarta parte de las cesáreas realizadas no tienen justificación médica.

Además, esta tasa nacional del 3%, inferior a la tasa mínima del 5% recomendada por la OMS, sugiere que el uso excesivo e insuficiente de las cesáreas coexiste y debilita un sistema de salud ya frágil.

Fuente: Tendencias de las tasas de cesárea y los lugares de parto en Burkina Faso (I. Sombie y otros).